Mi experiencia con la “comunidad” osho: anexo

Como en todo esfuerzo memorístico muchas son las cosas que a uno se le pueden quedar en el tintero. Así es el caso en lo referente a mis vivencias en la comunidad osho españa.

Algunas no tienen mayor trascendencia, sin embargo hay un par de ellas a las que quiero dedicar un poco de atención para completar estos, mis relatos, con la sensación de haber plasmado todo lo importante para los lectores.

Se trata de las “famosas” meditaciones de osho y de su “visión” de la organización de la sociedad humana.

Las primeras son importantes en tanto que son usadas por sus discípulos y adeptos para justificar el supuesto “altruismo” de Osho.

Habiendo hecho la práctica totalidad de las meditaciones “creadas” por Osho, muchas de ellas decenas de veces y posteriormente habiendolas facilitado en los talleres que con mi pareja llegamos a facilitar en España, me siento en la capacidad de hacer algunos comentarios importantes al respecto:

Primero de todo, las meditaciones de Osho no son suyas. Osho reutilizó para sus “técnicas” de meditación técnicas budistas, del zen y del sufismo que ya existían, haciendo unicamente que sus adeptos añadiesen músicas “modernas” a las mismas e introduciendo en determinados momentos fases de silencio o movimientos.

Después de unas cuantas cientos de horas facilitando talleres y tras someter a observación las “meditaciones”, no puedo concluir que aporten a los que las hayan practicado mayores beneficios que los de practicar ejercicio intenso seguido de una relajación profunda.

Los supuestos  beneficios casi mágicos son llanamente falsos y sobredimensionados. Por ejemplo, el empleo de la hiperventilación y la catarsis son vendidos como la solución a los males del mundo (esto lo digo literalmente, ya que he llegado a oir en su día que si todos hiciesen la meditacion dinámica los traumas se resolverían y dejaría de haber violencia en el mundo).

Quiero dejar claro además que en ningún momento se previno en mi presencia a ningun participante de taller alguno de los riesgos que conlleva el abuso de la catársis para la salud así como explicar la posible inadecuación de la hiperventilación para todas las personas indiscriminadamente.

Obviamente nadie nos explicó que las experiencias de consciencia expandida o alterada después de la meditación dinámica que algunos teníamos tenía que ver con el chute de oxigeno que nos provocaba la respiración caótica hiperventilatoria de la meditación. Por el contrario esas experiencias transitorias provocadas por la hiperoxigenación y el extremo esfuerzo físico seguido de una repentina quietud forzada, eran vendidas a los candidatos a adeptos como procesos de limpieza emocional. Procesos de liberación que conformaban la base por la que los traumas se resolverían  y por los que nuestras vidas se encaminaban al modelo de vida “iluminada” que osho predicaba.

No me cabe la menor duda de que el ejercicio fisico presente en las meditaciones y su combinación  con periodos de relajación suponen beneficios para la salud. Sin embargo eso nada tiene que ver con la dimensión espiritual  o tan siquiera  terapéutics que se le pretende dar a estas meditaciones.

En cualquier caso, concretamente la meditación dinámica mostraba utilidad en casos mas bien de otra índole, aquellos en los que la persona se sentía acomplejada habitualmente de deshinibirse o de mostrar emociones. Sin embargo, también  es cierto que una de las características deseadas por todos para ser espiritual según osho, era justamente ser un exaltado emocional, por o que a menudo estas meditaciones carecían del componente terapéutico y eran sustituidas por un componente teatral.

En el siguiente anexo hare unos cuantos comentarios sobre la visión de osho sobre las personas y sobre la sociedad.

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *