[:es]El centro en política existe, pero no es el que nos han contado.[:]

[:es]Muchas personas afirman que el centro político no existe. No es cierto.

Viven en la guerra derecha-izquierda, trabajador-empleador, obreros-mercados, etc etc etc y lo que conocen por centro político es “ni chicha ni limoná”, aquello que usan los políticos para ganar votos…

Dejadme que empiece diciendo que la guerra derecha-izquierda es una guerra artificial creada hace mucho tiempo por la realeza, la nobleza y los terratenientes para continuar viviendo de las rentas que generan el alquiler y la venta de tierras y la venta de recursos naturales sin que se les identifique como “los ricos”.

Mejor identificar como ricos a los que tienen mucho dinero (dígitos en cuentas bancarias informáticas) como banqueros, empresarios y burgueses, no fijándose mucho en quiénes tienen el grueso de la riqueza tangible real de nuestro mundo.

Y del otro lado todo el proletariado. La masa. Esa lleva siendo la falsa lucha todo este tiempo: la masa vs. la burguesía.

Es una lucha estéril porque no se está mirando la realidad, solo la obra de teatro.

Un usuario en facebook me replicaba así:

Ah si y ese centro, es republicano, o monarkico?
Está con los obreros, o con los mercados?
Es confesional o Laico?
apuesta por lo público o por lo privado?
O es una mezcla de todo un poco…
Allo… Allo..!
Aki la tierra..!

El centro político real no apuesta ni por lo privado ni por lo público porque entiende las limitaciones de ambos y busca su solución y apoya el único sector que no mete ruido pero que lleva organizado generaciones y ayuda sin cesar día tras día: el sector civil.

El centro político apuesta por el sector civil.

Sí, el sector civil, también llamado tercer sector, es el conformado por organizaciones de la sociedad civil, entes no gubernamentales, asociaciones, cooperativas, fundaciones, plataformas y movimientos sociales.

Este es sin duda el sector que mejor conoce la “calle” porque es la misma calle “organizada”.

Este es el sector que debería gestionar la salud y la educación de un país. Fundamentalmente, porque lleva haciéndolo desde hace generaciones, con dinero proveniente de ciudadanos, sin infraestructura apenas y escasos medios y aún así ha conseguido mantener paises a flote en mitad de crisis durísimas.

Tiene mucho más sentido neutral y común dejar la dirección de un hospital en las manos de una comisión conformada por la asociacion de medicos y enfermeros, las asociaciones de enfermos de diversos tipos, las asociaciones de usuarios del sistema de salud y representación de todas las diferentes organizaciones que llevan velando por la salud de la comunidad durante décadas que no dejar la gestión en manos públicas o privadas, unas por infecientes y politizadas y las otras por hacer de la enfermedad un negocio.

En este contexto el centro político entiende que los entes públicos ceden las infraestructuras a la gestión de las comisiones de la sociedad civil, bajo la supervisión del mismo y atendiendo a unos criterios mínimos establecidos previamente.

Asimismo es centro político real la reconversión del funcionariado en trabajadores indefinidos del sector civil susceptibles de ser despedidos si fallan en sus labores como todo trabajador y de ser promovidos si lo ameritan, pero bajo las órdenes de un sector, el civil, cuyas motivaciones tanto en la acción demostrada de generaciones como estatutariamente son de interés general.

Ese es el centro político a nivel social.

Osea que ni publico ni privado: civil.

El centro político apuesta por el sector civil.

Luego, el posicionamiento del centro político real será necesariamente tanto a favor del mercado como de los trabajadores. Eso es posible, otra cosa es que no nos lo estén contando en la tele, que en la tele cuentan todo el rato que son antagonistas, de momento.

El Geoísmo, el modelo socio-económico que nació con los fisiócratas franceses del siglo XVIII y fue desarrollado y difundido por el economista Henry George en el s.XIX explica fácilmente los postulados de una política económica de centro (o centrada, vaya):

Consiste en la abolición de todos los impuestos existentes tanto al trabajo como al capital y al consumo y la instauración de un único impuesto anual al valor de la tierra (entendida como factor económico) a pagar por todos los que tienen tierra de manera privada (e impuestos a la contaminación y daño medioambiental).

Es decir, en el centro político uno no está a favor de bajar únicamente los impuestos a los empresarios para “activar la economía” y la creación de empleo o por el contrario bajar los impuestos únicamente a los trabajadores y subírsela a los empresarios, porque se ha entendido la falsa guerra creada entre ambos y por lo que se aboga es por posicionarse a favor de ambos quitando completamente los impuestos a unos y otros y se posiciona en contra de los intereses de la clase dominante y parasitaria real que ha sido desde siempre y lo son en la actualidad los terratenientes, explotadores de recursos naturales y la realeza-nobleza vividora de rentas creadas por la sociedad.

El centro político propugna la colectivización del valor de la tierra y los recursos naturales, no su uso y propiedad, entendiendo que el valor de los citados pertenece al conjunto de la población sin distinción ya que ese valor es creado por esa misma población y ese es el único valor legítimo que ha de servir a la financiación de los servicios públicos.

Además, el centro político real no necesita meterse en laicidades ni confesionalidades porque al no gestionar lo público la sanidad y la educación, sino que dichos servicios son gestionados por el sector civil ese tema queda en el orden de la sociedad civil, que históricamente ha sido más organizada que los gobiernos en todas las ocasiones, pudiendo dar lugar a opciones tanto laicas como religiosas en las que los usuarios sean libres de elegir cual escoger.

En cuanto a la estructura territorial el centro político real no se posiciona a favor de la globalización o a favor de los nacionalismos. En el centro político se apoya la descentralizacion de las competencias al nivel local al máximo posible y la estructuración de las entidades territoriales mayores en base a modelos federativos y confederativos por adhesión llegando al nivel nacional e internacional.

En el centro político real se aboga a nivel político por la democracia líquida, la democracia 2.0 o la llamada omnicracia, extendiendo el derecho de voto a todos los miembros de la sociedad, incluidos los menores de edad, ya sea directamente o mediante sus padres o tutores legales así como a los extranjeros residentes en el pais que lo acrediten.

En el centro político real se aboga por reflejar con claridad en las instituciones a la población que no acude a votar dejando en vacío los tramos de poder correspondientes y adaptándose a la realidad objetiva de la vida política del país en cada legislatura.

En el centro político se aboga por entregar la mayor de las cotas de libertad y de voto a la población sobre sus propias vidas (aumento de la participación de la sociedad en la vida política) vía medios electrónicos de voto tanto en los niveles locales como en las cuestiones generales que atañen a todo un país o internacionales que impliquen acciones en el extranjero.

En conclusión, el centro político existe, lo único que aún no ha salido en la tele.

Un caluroso saludo

Marko[:]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *