[:es]El final de una fase, el comienzo de otra.[:]

[:es]Queridos lectores,

Por mi 30 cumpleaños (hace menos de un año) decidí hacerme un regalo inmaterial, otorgarme un segundo nombre: Karlo.

Ahora, me llamo Marko Karlo Vlahovič.

Decidí regalarme este nombre porque me han ocurrido unas cuantas situaciones curiosas entorno a este nombre con personas de diversas nacionalidades y en diferentes momentos.

Gente que incluso me conocía relativamente bien me llamaban en vez de Marko, Karlo, así, sin más, “por error”, eso sí, un error consistente y repetitivo.

Podrían haber confundido mi nombre con cualquier otro, pero no, era sistemáticamente así, gente de varios países y en diferentes momentos.

De los más llamativos es cuando toqué en un funeral de un familiar de mi pareja y cuando meses después toqué el violín en la boda de su hermano, ambos párrocos franceses de localidades distantes se empeñaban en llamarme por la megafonía Karlo delante de toda la gente congregada.

Así pues, me he dicho: “Algo de Karlo debe haber en mí para que me llamen insistentemente así, voy a añadirme este nombre al que mis padres me dieron”. Listo.

Además ha coincidido con un cambio de época y etapa a muchos niveles para mí, así que ya sabéis el por qué de lo que os estoy contando.

Por eso me gustaría explicaros que esta web concluye aquí y que todos los materiales que vaya a publicar de ahora en adelante estarán disponibles en la nueva web:

http://markokarlovlahovic.com

Mi intención con esta vieja web en la que os hayáis (markovlahovic.com), es completar los relatos que me quedan de mis experiencias con el aprendizaje del violín y en la medida que el tiempo y las fuerzas para ello me lo permitan, traducir todos los contenidos de esta web al inglés y al eslovaco.

Sin más, os deseo un buen día y si queréis manteneros al día de lo que escribo me encontraréis en la nueva web. ¡Saludos!

[:]