[:es]Mi experiencia con el Vedanta Advaita (V y último)[:]

[:es]Han pasado muchos meses desde que escribiese la cuarta parte de esta serie. Cuando la escribí, sentí que no era el momento de concluir.

De alguna forma sabía que algo aún estaba por completar, por suceder, para terminar de cerrar estos relatos que comenzaron con el análisis de mis vivencias con la comunidad Osho y posteriormente con el Neo-Advaita y el Advaita.

No fué hasta el otro día que recibí un correo electrónico de un lector de esta web que dice así:

Hola Marko:

Sin saber mucho, me pregunto si tu experiencia con el advaita en realidad lo fue con el neo-advaita. Este artículo me parece que está bien.
http://www.advaitainfo.com/articulos/neo-advaita.html#notas

Me pregunto si me podrías dar tu opinión, tú que ya has probado distintos campos.

Un saludo
F.

Efectivamente, lo primero que hice, fué leerme íntegramente el artículo citado en el email y luego entendí por qué no había concluido en mis relatos… faltaba incluir el rizo que riza el rizo para terminar con este tema.

Y es que, para los que no lo sepáis, en las últimas fechas (y a mi juicio aún continuará por bastante tiempo) ha venido en acuñarse un nuevo fenómeno que consiste en considerar al Advaita promulgado por personajes como los que he descrito en esta web como NEO-Advaita para diferenciarlo de un supuesto Advaita puro y verdadero.

El Neo-Advaita vendría a ser una corrupción de la “milenaria” sabiduría del verdadero Advaita (no-dualidad) cuya antiguedad citan con orgullo en webs como infoadvaita y otras en nada menos que 1300 a.C.

El artículo con el que me obsequió el lector es muy bueno para palpar las diferencias entre el Advaita “puro” o tradicional y el neo-advaita.

Lo que voy a hacer aquí es dejar claro que pese a mi dura y detallada crítica, así como a mis diversos análisis e hipótesis sobre el tema, considero que la búsqueda del humano que viene a “personificar” el Advaita en su famoso ¿quién soy yo?, en su origen es una búsqueda genuina y consustancial a la naturaleza de una gran parte de los humanos, aunque movimientos como el advaita y el neo-advaita hayan secuestrado esta búsqueda para “codificarla” una vez más (como si las religiones no lo hubiesen hecho ya con sobrada suficiencia) de forma sesgada, interesada y a la postre mayoritariamente falsa en su beneficio.

Ahora, comentaré los puntos más importantes del artículo sobre el Advaita puro y mostraré, una última vez, los mayores errores, sesgos y sinsentidos que propugna, utilizando citas del artículo (en cursiva) y comentándolas [entre corchetes].

Dice: “Los sabios que nos dieron la auto-indagación eran considerablemente más sofisticados y elaboraron una solución inteligente. Asignaron una realidad provisional a la dualidad que está en armonía con la experiencia de cada uno y luego procedieron a destruirla, utilizando enseñanzas que se corresponden con la lógica del sentido común de la propia experiencia del buscador.”

[de ser cierta la afirmación, entonces es complicado que un ser aparente, viviendo en un mundo aparente, en el que todo es relativo a la experiencia de cada uno, pueda hablar de un fenómeno específico y pueda emplear términos comparativos para determinar quienes están iluminados en esta “realidad temporal aparente” y quienes no. Seamos mínimamente razonables, o hay verdad o no la hay. Si esta verdad no la considera el Advaita como tal SE DESLEGITIMA ABSOLUTAMENTE para hacer comentario alguno sobre ella]

Dice: “Sin la noción de una realidad provisional o aparente, que la experiencia confirma, te ves obligado a proyectar la idea de que todo es Consciencia sobre la realidad empírica.”

[Sólo por estos dos primeros ejemplos debería bastar para invalidar el artículo entero. Dejadme que os ponga un ejemplo: si hablas con alguien que está por ejemplo criticando duramente el asunto X y le preguntas de antemano: ¿consideras que existe la verdad absoluta, que exista el bien y el mal? y la persona te contesta algo como: “no, la verdad absoluta no existe, todo depende de cómo mires las cosas, la verdad es relativa. el bien y el mal son cuestiones relativas.” Entonces, estás legitimado para contestarle: “entonces qué carajos haces criticando X si todo es relativo tu opinión sobre lo que es correcto o no también lo es y no hay verdad alguna que tu puedas defender, resultando que tú mismo te contradices de base e implícitamente crees en que existe la Verdad Absoluta, el bien y el mal a la par que afirmas justo lo contrario”.

Se acabó la conversación. ¿Se entiende? ]

[Este es el tema que ocurre exactamente con el Advaita: desde el supuesto mundo de la apariencia, que es meramente un recurso ilusorio de separación, carente de verdad, carente de hacedor, carente de bien y de mal, JUZGAN lo que és y lo que no es estar iluminado. Y yo pregunto abiertamente: ¿BAJO QUÉ CRITERIO? ¿según qué medida de base? ¿si esta realidad no es sino una mera ilusión transitoria de separación en la que no hay hacedor, quién es el que osa hacer juicio alguno? ¿un ente transitorio, irreal y temporal osa juzgar a los demás y dividirlos entre iluminados y “atrapados por la dualidad”? jajajajaja]

Continúa el artículo diciendo: “Esta discriminación entre lo que es real y lo que es aparente es el distintivo de una persona no iluminada. De hecho, una de las definiciones de la iluminación encontrada en las escrituras de la auto-indagación es “la discriminación entre lo que es real y lo que es aparente”.

[¿Cómo puede un humano aparente como yo, realizar una distinción entre lo real y lo aparente, si mi naturaleza en esta realidad es ilusoria y aunque mi naturaleza última según ellos sea la unidad, no tengo acceso a ella porque eso requiere de un ente que la experimente? Dejadme que lo deje claro de una vez por todas. La única manera de ser coherentes de los supuestos maestros Advaitas puros es CALLARSE, NO EDITAR LIBRO ALGUNO, NO DICER NI “PIO” POR LOS SIGLOS DE LOS SIGLOS, JAMÁS. Porque, si abren la boca, esas entidades ilusorias qué pueden decir al resto de las entidades transitorias que las escuchamos, que no sea sino más transitoriedad en forma de palabras dichas o escritas?]

Todo y repito, absolutamente todo lo que puedan decir estas personas es una impostura de tamaño gigantesco cuyo objetivo no es sino la promoción de sí mismos, la venta de material y el proselitismo de su causa si se les ocurre decir aunque sea una sola palabra o realizar acción alguna para influir de alguna manera en el resto de humanos. No deja de ser gracioso cómo revistiendo a estos seres transitorios de una supuesta iluminación se oscurece el nítido hecho de que toda su vida no HAN HECHO NADA por los demás.

Mientras el peluquero ha cortado el pelo a miles de personas al cabo de su vida, mientras el profesor de violín ha enseñado a tocar a cientos de violinistas, mientras la madre y el padre han criado a hijos, todos ellos a costa de su energía y entrega a los demás, estos “maestros” HAN VIVIDO A COSTA DE los demás a cambio de ¿dar el que? ¿qué es lo que han dado exactamente? ¿qué han entregado que les costase esfuerzo? ¿qué es lo concreto que han aportado a la comunidad o al individuo?

Amparados en una elaborada estratagema mental, llamada comunmente “paja mental” que en esta caso consiste en declarar (implícita o explícitamente) que la realidad no es real y que sólo ellos (en contraposición al resto de pobres mortales) están iluminados. Todo eso consiguiendo que personas despistadas con el pensamiento crítico dormido no puedan ver, que, si lo que los supuestos maestros advaita dicen es cierto, entonces los maestros tienen que ser forzosamente un timo, porque no pueden afirmar al mismo tiempo que la realidad es irreal, que no hay hacedor, que no hay verdad, ni bien ni mal a la par que discriminan entre iluminación e ignorancia, entre paz interior y lucha interior. No pueden declarar que todo es irreal salvo lo que ellos dicen.

SI TODO ES TRANSITORIO E IRREAL. SI TODO EN ESTA REALIDAD ES “MAYA” / PRODUCTO DE LA DUALIDAD, ENTONCES SUS PALABRAS Y ACTOS TAMBIEN LO SON. ¿SE ENTIENDE? ¿O ES QUE AQUÍ TODOS PRINGAMOS SALVO ELLOS?

Esa es por cierto, la característica que planteo en todos estos relatos como la más importante que, a mi juicio sustenta mi hipótesis: que la famosa iluminación no es tal, sino que es la descripción del estado psicopatologico que experimentan los psicópatas, que perciben todo como objetos que emergen en su consciencia. Que perciben que el universo entero es puramente objetos que emergen y colapsan en su consciencia.

Concluyo estos relatos en clave positiva y reparadora, en pro del bien entre nosotros y del descubrimiento de la Verdad en el terreno que fuere y con la mayor profundidad de espíritu de la que seamos capaces:

En cualquier conversación o relación que pretenda tener un mínimo de ética y de honestidad humana e intelectual, tenemos que partir de una base en la que afirmemos por ambas partes que lo que vivimos es real ahora, que la realidad compartida es real, aunque forzosamente tengamos que admitir que desconocemos la inmensa mayoría de cómo son las cosas y de cómo han ocurrido los acontecimientos en el pasado.

Tenemos que partir de una base en la que ambas partes reconozcan que hay una Verdad Absoluta al respecto del tema, aunque de momento puede ser que no podamos percibirla o alinearnos con ella porque nos falta la información y los medios para alcanzarla.

Tenemos que saber reconocer que no sabemos muchas cosas y estar abiertos a que si lo que nos cuentan, enseñan y demuestran verdaderamente, sin trampa, contradice lo que sabemos y estamos en un error, saber rectificar y admitir nuestros errores.

Aunque para ser honestos tengamos que admitir que no tenemos respuestas definitivas para la realidad una vez ha llegado la muerte y otros tantos miles de temas.

Aunque tengamos que reconocer que no podemos poner en palabras adecuadas a la comprensión nuestros estados de consciencia alterados y nuestros atisbos de la inmensidad e interconexión de lo que hay más allá del mundo material.

Aunque en determinado punto tengamos que admitir que somos NESCIENTES, es decir, ignorantes de una parte de la Verdad, porque no tenemos los medios para acceder a ella, o los medios en algún momento existieron pero ya no están, o que no tenemos los sentidos adecuados para saber a ciencia cierta determinadas cuestiones, etc…

En cualquiera de los casos, la certeza puesta en que la Verdad existe y que, quizás, algún día daremos con ella, como quien construye un puzzle encontrando pieza a pieza y encontrando su lugar, nos ayudará a abrir los ojos y a vivir más de acuerdo a la Ley Natural en consonancia con todo lo que nos rodea.

Eso os deseo a vosotros y eso me deseo a mí mismo.

Con agradecimiento y cariño concluyo así estos relatos.

:)[:]