Mi experiencia con la “comunidad” Osho (XXXII)

800px-AntelopePlaqueEste es la placa con el recuerdo que guardan en la localidad de Antelope de la “espiritualidad” y “buen rollo” de los sannyas, la más próxima a la antigua comuna de Osho en Oregón, dice así:

“Dedicado a aquellos de esta comunidad que durante la invasión y ocupación de Rajneesh, (Osho) permanecieron, resistieron y recordaron…” y a continuación una muy buena cita de Edmund Burke que dice: “La única cosa necesaria para el triunfo del mal es que los hombre de bien no hagan nada”.

Me gustaría exponer un último gran engaño de la ideología Osho que tuvo su enorme repercusión a nivel práctico.

La noción misma de vida en comunidad en la naturaleza, en la que la vida familiar, la laboral, la de pareja, las amistades etc… no se encuentran separadas, sino que conviven en estrecha unión con la naturaleza, supone un anhelo para muchos, muchos millones de personas occidentales. Somos muchos los que queremos vivir más integrados en la naturaleza sin tanta alienación como la que ha generado y la que hemos generado con la sociedad moderna.

Este profundo anhelo, casi genético en parte, de los humanos, ha sido enormemente aprovechado para manipular a muchas miles de personas por parte de muchas sectas que bajo el amparo de “la comunidad” han llegado a hacer auténticas barbaridades. No es distinto el caso de Osho. Mientras que por un lado predicaba la individualidad y la mente despierta para no dejarse condicionar por las religiones, la familia, la sociedad, la política etc… creaba comunas donde todos iban uniformados, con nombres ajenos, obedeciendo reglas y donde la disensión no era bien recibida.

Durante mi “etapa oshiana”, hubo varios intentos de formar una “comunidad” en España, sin embargo, llevar a cabo proyectos concretos en la tierra, con los pies en el suelo y con los sannyas es como escribir en la arena de la playa cuando sube la marea.

Y es que, si algo falta en el movimiento Osho es mesura, no tienen medida. Todo es hacia el otro lado, hacia el otro extremo, son radicales en el sentido peyorativo de la palabra. Donde la sociedad dice a, ellos dicen z, donde la sociedad no dice nada, ellos no paran de meter caña. No es de extrañar que el movimiento osho cuando él vivía fuese gente de hasta mediana edad, occidentales en rebelión (o pseudo-búsqueda) de algo trascendente, que no necesariamente de la Verdad.

Voy a relatar ahora el final de mis tratos con la comunidad Osho hispana e internacional. Lo digo así porque en todos los casos que voy a narrar la desconexión ha sido llevada a cabo por los Ts, apartándome unilateralmente de las herramientas para comunicarme con la comunidad que ellos lideran.

Desde mi regreso a finales de 2010 comienzos de 2011 a Asturias, mis estudios con mi pareja sobre el período que pasamos involucrados con los sannyas y con la ideología Osho, nuestra puesta en práctica y comprobación de los efectos de algunas de sus enseñanzas y métodos terapéuticos y mis dos últimas “incursiones traductoras” con los Ts superiores en “modo observación” y alguna llamada telefónica con alguno de los ts, todos estos elementos me comenzaron a indicar que había algo de fondo en la “doctrina Osho” que no solo no “fluía”, sino que fluía inversamente a donde decía fluir.

En esta comunidad todos son muy amigos tuyos, mientras estás ahí soltando la pasta y compartiendo sus eventos, si te piras, da igual, ni adiós. Algún otro incauto e ingenuo ocupará tu lugar y soltará su confianza y dinero. Lo mejor o peor de todo, depende desde donde se mire es que ni se dan cuenta en muchos casos de lo que están haciendo ni tienen interés en mejorar o entender sus fallos.

Su profesionalidad es nula porque estan cerrados a la crítica constructiva. En los hechos, es tronchante, pero en los hechos, viven en un status quo “espiritualizado” sin evolución alguna en sentido positivo, sino dando vueltas en el mismo sitio: en el interior de ellos mismos. Ni se dan cuenta de que lo que venden acaba por no tener valor y son enseñanzas polarizadas y sesgadas que por supuesto están desconectadas del mundo de la realidad compartida y que no van a mejorar sin poner de su parte (porque como todo está perfecto para ellos, no hay nada que mejorar y no están dispuestos a tolerar la mínima disensión… la receta perfecta para quedarse en el sitio “clavao” ajajajaja) .

Llevaba ya meses, más de dos años desde que abrí facebook y tenía añadidos a los ts, viendo esas publicaciones en las que ponen frases de la ideología Osho que a medida que investigaba cada vez me rechinaban más. Mi volúmen de conocimiento sobre esta ideología sectaria de la que formé parte ya comenzaba a ser tan grande que me encontraba en posición de rebatir con argumentos sólidos algunas de las muchas chorradas que soltaban sin parar.

Y así un buen día decidí por fín hablar, dejar de esconderme y huir. Esperé a coger una frase que fuese evidentemente falsa y que a su vez sustentase poderosamente la filosofía-religión Osho y el negocio de los Ts, porque sabía que aquella intervención que yo tendría la iba a tomar en serio y la llevaría a sus últimas consecuencias, lo que levantaría airadas oposiciones y probablemente sería la última que me dejasen hacer.

La frase que comenté fue la siguiente: “la seriedad no es sinónimo de totalidad y sinceridad, al contrario”.

Una de esas “perlas” de “razonamiento al estilo Osho”. Obviamente seriedad NO es sinónimo de totalidad y sinceridad, abre cualquier diccionario de sinónimos y verás que no lo son. Pero lo contrario, tampoco es cierto, valga la redundancia. A lo que se refieren con esta frase los sannyas de Osho es a que seriedad es igual a no totalidad y no sinceridad, lo que su maestro Osho estuvo predicando durante décadas.

Lo que hice a partir de ahí fué poner ejemplos y defender la postura de que equiparar seriedad a falta de totalidad y sinceridad es falso, porque ejemplos hay “a patadas”. Yo mismo ajajajaja que me tomo totalmente en serio todo esto que os he escrito en detalle y no por ello dejo de ser sincero o total. Pero yo entiendo que lo que elegí comentar era “un torpedo a la línea de flotación” de las “enseñanzas” y negocios que se sustentan en la demonización de la mente, la seriedad y la competencia profesional.

¿El resultado? No hizo falta nada más que mi defensa del sentido común para que me “saltasen encima” un grupito nutrido de acólitos, que no eran capaces de reconocer que esa frase es una exageración y una falsedad. En determinado momento la conversación pública se tornó privada con la T de tantra en paralelo que en su apogeo me escribió lo siguiente: “Yo tengo mis serias sospechas de que tu eres un psicopata lleno de odio y necesidad de tener razón, cada mente humana tiene derecho a tener sus serias sospechas, al universo esto le importa un bledo y a mi tambien.”

Acto seguido pasó a desagregarme unilateralmente del medio social y bloquearme de contestar las réplicas ideológicas de sus acólitos. En el caso del t catalán la frase que elegí comentar fué parecida y era de “cajón” también, éste ni se molestó en decirme nada de manera privada ajajajaj solamente articuló un sorprendente discurso acerca de mi odio, mi ego y mis ganas de polémica y me desagregó y punto. (Hacía escasos meses le había llamado por teléfono y pasamos unos 40 minutos hablando “de buen rollo”, así que nada, se sacó la careta en “un visto y no visto” y cambió de personaje en los medios sociales solamente para no ver comprometido su negocio e ideología ante sus acólitos, esta es mi suposición por supuesto).

Cuando otra gente amiga mía le preguntó públicamente que por qué me había censurado mis comentarios y bloqueado del derecho a mostrar mi oposición a la frase él dijo que había recibido quejas por “mi comportamiento” (disentir insistentemente) ajajajaj de otros usuarios clientes suyos.

Y esto sin necesidad de que yo osase faltar una sola vez el respeto a nadie, solo señalando la falsedad de dos frases (eso sí frases fundamentales del dogma de Osho).

Solamente voy a reseñar que en el tiempo que he estado en esta comunidad, esta ha sido la primera vez (y la última) que he podido disentir abiertamente de sus enseñanzas y me ha costado muchos insultos y faltas de respeto por parte de personas de “alta espiritualidad” jajajaja, en fín.

Tal fue la repercusión de mis comentarios que hasta mi madre al viajar a Barcelona, volvió preguntándome que qué les había dicho a los “gurús-ts”, que le habían dicho que yo debía estar muy enfadado y les había insultado (cosa que por supuesto es falsa, no necesito faltarles al respeto porque no tengo nada en contra de ellos como personas, porque sinceramente no les conozco y con lo que he visto, tengo que reconocer que les conozco aun menos de lo que imaginaba) Eso sí, como “profesionales” si les conozco y de eso han tratado todos estos relatos.

El rizo del rizo sin embargo lo protagonizó el T superior, quien no solo me “despachó” en tres líneas a mi email (aquí está en pdf mi email) sino que en esas tres líneas no dijo nada sobre el  contenido del que yo le envié, esta fué la contestación LITERAL:

Hi, Marko (Hola, Marko)

I support you to find your own way. (Yo te apoyo a que encuentres tu propio camino).

I trust that your intelligence and your sincerity will guide you. (Yo confío que tu inteligencia y sinceridad te guiarán.)

Sending much love, (Yo te estoy enviando mucho amor).

jajaja esta es la manera más “espiritual” en la que alguna vez me han ignorado y mandado “a la mierda”, eso he de reconocerlo como meritorio, sin duda.

No voy a poner sus nombres porque la publicidad es publicidad aunque sea negativa (a veces es especialmente buena cuando es negativa) y sinceramente es lo último que quiero hacer aquí, darles publicidad que no se merecen, sin embargo sí que quiero que los personajes de estos relatos tengan las caras expuestas, así que os los presento:

T hombre en solitario, T mujer en solitario y los Ts superiores en pareja:

índiceíndice1índice2

 

 

 

 

En la parte siguiente y última de estos relatos, contaré los pasos que yo considero claves que me ayudaron a salir de la programación ideológica nefasta de la “comunidad” Osho y presentaré mi hipótesis sobre los factores causantes de la difusión y establecimiento de esta comunidad sectaria en España e internacionalmente.

Concluirá en la parte XXXIII…

Mi experiencia con la “comunidad” Osho (XXXI)

osho-meditation-resortVoy a hacer un inciso para narrar mis experiencias en el ashram de Osho en Poona. Cuando viajé a India de los casi tres meses que estuve allí, me dejé caer un par de veces por Poona.

Ya recuerdo que yendo para allá había oido comentarios sobre el ashram nada motivadores, en la tónica de que se había vuelto más un spa para ricos que lo que “en su tiempo fue”.

529823_10150776794019000_55213863_nMe hace gracia eso porque en el mundillo Osho nadie te regala nada. No he visto una sola actividad gratuita al público general por parte de la Osho Foundation, ni una rebaja en ninguno de los talleres por parte de ninguno de sus “díscípulos”. Ni tan siquiera una consideración especial cuando acuden parejas, o padres con muchas cargas económicas que están haciendo un verdadero esfuerzo, algún tipo de facilidad de pago. Nada.

Una fundación que en vez de operar como una fundación que por ley ha de invertir el 70% de sus beneficios a actividades al servicio del bien general, más bien opera como una s.a. en la cuál ni sabemos quién está “chupando del bote” de 35 millones de libras que genera en beneficios la industria Osho al año por el mundo.

Eso no tiene necesariamente nada que ver con los Ts que presento en estos relatos en el sentido de que ellos no forman parte de la fundación, sin embargo usan el nombre de Osho para “respaldarse” y “darse publicidad”.

En el ashram no era distinta la cosa, el dinero primero, los “resultados” son cosa tuya. En aquella parte del viaje iba acompañado por mi hermana y aunque nos pareció cara la entrada (te sacan una especie de carnet y te hacen la prueba del sida cuando entras) decidimos pagarla para entrar dentro del “ashram”.

osho-meditation-resort1Muchas cosas se veían ya solo estando sentado en el hall de la entrada esperando a que nos atendiesen. Unos jardines con agua, estatuas y mucha calma, en un claro contraste con la vida presente a calle y media.

Los mismos criterios seguían operando como antaño, el tema de las vestimentas rojizas-anaranjadas, etc…

Recuerdo que asistí a una especie de grupo de presentación de las técnicas de meditación de Osho, que ya de aquella había llevado a cabo muchas veces.

La verdad que no me había pasado en mi vida algo parecido a aquello. La sala, bastante pequeña estaba llena de unas 20 personas, muchas de ellas indias de la casta alta por sus formas, andares y maneras. Yo era el único occidental joven en la sala y la “facilitadora” me miraba de una forma que ninguna mujer me había mirado en mi vida. Creo que tuve un ligero atisbo del bochorno que deben sentir muchas mujeres ante las miradas de acoso de muchos hombres que no saben mantener a raya su “energía sexual” en su bragueta.

Mal empezábamos aquel “tour”. No me dió la gana de ponerme la máscara para cubrir los ojos al hacer la meditación sugerida, (cosa que molestó a la “facilitadora”) para mantener cierto grado de distancia y control sano con aquella vampira (se ve que comenzaba de nuevo a tener atisbos de sentido común).

Aquello por suerte solo era una versión reducida de una de las meditaciones “estrella” de Osho, así que el tema no duró mucho.

new-main-gate-Osho-Meditation-ResortLos terapeutas o jefes del lugar estaban distinguidos por sus ropajes negros con cinturón blanco en contraste con todos los demás. Para acceder cada día había que pagar, ello daba derecho a hacer unas pocas actividades comunes como la meditacion dinámica en la mañana, la kundalini en la tarde y poco más.

Recuerdo que mi hermana mientras yo estaba en aquel grupito introductorio se interesó por unos talleres que se iban a dar en esas fechas y fué a preguntar sobre ellos. Parece ser que les debió caer algo “gorda” porque hizo algún comentario sobre el precio desorbitado y quería que le contestasen a unas cuantas preguntas teóricas sobre los cursos antes de apuntarse (y parece ser que eso no gustó y básicamente le dijeron que era una “control-freak” una friki del control ajajajajaj). Asi que ella tampoco estaba de muy buen talante a mi salida del grupito introductorio.

Dimos una vuelta grande por todas las instalaciones, muy limpias y cuidadas. Había una cantidad baja de gente. Vinimos en una época del año que era previa al inicio de “la temporada de buen tiempo”, así que el ambiente parecia ser más tranquilo.

índice7Aquella tarde participé en la kundalini en la gran pirámide del ashram de Osho en Poona. La verdad que es una pasada lo que se puede llegar a hacer con dinero, la construcción era una especie de mausoleo de marmol. No era muy acogedor, más bien era un ambiente como muy aséptico y enrarecido. La asla era muy grande para muy poca gente y recuerdo que la impresión que tuve era que cada uno iba muy muy a su rollo.

Nos dimos un paseo también por la zona del restaurante donde se podía comer a módicos precios occidentales comida que podrías encontrar 4 o 5 veces más barata unas pocas calles fuera del “resort”.

pyramid-white-robeEl incidente que terminó por despedirnos del ashram “espiritual” de Osho en India fué un evento que aconteció esa misma tarde a eso de las 19h o así, que resulta que había un evento diario llamado algo así como la white robe celebration, celebración de ropa blanca, en la que se supone había un discurso de osho y una especie de meditación.

Resulta que mi hermana no tenía camiseta blanca y en su ausencia decidió ponerse una azul muy clara. Allá que fuimos y cuando subimos las escaleras del templo piramidal de meditación en el spa-resort-de-lujo de Osho nos topamos de frente con un sannyas del tamaño de uno de esos porteros de discoteca asturianos de antaño, casi dos metros, espalda como un armario y una cara de “malas pulgas” que “pa qué” que nada mas ver el color azul clarito de la camiseta de mi hermana le puso la mano a un lado y le impidió el acceso.

Recuerdo que mi hermana se giró y le dijo: “perdona ¿que haces?” a lo que él contestó: no puedes entrar con esa camiseta a la sala. Mi hermana le replicó que no tenía una blanca y que apenas se veía una gran diferencia. El hombre se puso más chulo, se le plantó delante y le dijo, tu no vas a pasar a la sala. Mi hermana le espetó: no seas ridículo, es una chorrada esto de la camiseta, más aún habiendo pagado para poder asistir, con mucha indignación ya y sin amedrentarse un pelo ante el tipo que cuando ya parecía que la iba a sacar por la fuerza, fue cuando intervine yo y le dije en inglés que nos largábamos del spa aquel para pijos que tenían montado allí.

Muchos de los sannyas que subían por las escaleras nos miraron como horrorizados  ajajjajaaj como si fuésemos una especie de demonios salidos del inframundo. Y recuerdo que o mi hermana le sacó la lengua a uno o fuí yo, aunque creo que lo de savar la lengua era costumbre de mi hermana ajajajjaaj

osho11Ahí concluyó mi periplo de 24h en el “spa de lujo” de Osho en Poona. Y de regalo… una foto de Osho leyendo la prensa, bien informado de lo que pasaba a su alrededor aunque luego diese discursos vacíos de contenido a sus sannyas, y años después a través de su “no lucrativa” fundación internacional a medio planeta.

Continúa en la parte XXXII…

Mi experiencia con la “comunidad” Osho (XXX)

Recuerdo que por las mañanas, cuando llegábamos a las sala de “trabajo” había música de baile para comenzar la mañana, bailábamos un poco y acto seguido eramos invitados a sentarnos o tumbarnos.

A partir de ahí los ts superiores realizaban una pequeña meditación guiada, llevando a las personas a un profundo estado de relajación. Cuando el ambiente ya estaba super-aquietado, entonces ponían en el equipo de sonido un extracto de una charla de osho que estaba en inglés y acto seguido era traducida al español.

Cada vez el tema de la charla era variado y de alguna de las ideologías de Osho sobre las cosas y la vida.

Me gustaría detenerme en el tema de la impostación de la voz y el uso del elemento hipnosis en los eventos de Osho porque considero que es uno de los puntos fundamentales del profundo éxito en la programación de la ideología Osho en las cabezas de las personas.

Hay un estado muy investigado por la ciencia en el que estando en vigilia, alcanzamos una relajación profunda en la que el patron de las ondas cerebrales cambia de beta a alfa y nos vuelve profundamente receptivos a los mensajes, la sugestión y la programación de todo tipo.

Es este estado en el que muchas personas nos encontrábamos cuando recibíamos las palabras de Osho y sus comentarios. No es un elemento aislado empleado circunstancialmente, sino un elemento mayoritario usado rutinariamente en diferentes momentos del día, no solo por los ts superiores, sino por todos los ts y discipulos de Osho que yo he conocido.

La auto-relajación y la auto-hipnosis efectivamente tienen poder de generar profundos estados de bienestar y distensión a muchos niveles, pero en esos momentos no estamos recibiendo mensajes que no sean nuestros propios.

Diferentes eran todos estos casos, en los que frases y mensajes provenían del equipo de sonido, la voz de los ts y la voz de osho, con frases de los ts como “y conectando con el enorme dolor que retiene este niño interior en lo profundo de su corazón” en un estado alfa, son una clara autosugestión que lejos de ayudar a la persona, lo que hace es meterle en la cabeza que sí o sí en su interior guarda enormes cantidades de dolor en su corazón, sea cierto eso o no.

Además este tema de las frases impostadas tiene un elemento que apela a la confianza ciega y es el empleo de la voz en el tono que lo haría una madre amorosa o un padre con dulzura y cariño, lo cual predispone a las personas a bajar del todo sus defensas, activar todas las áreas en su psique que aun se sienten carentes de recibir amor y aprobación y bajar sus filtros más fundamentales de sentido común y discernimiento para abrirse totalmente a lo que el “t” en cuestión esté diciendo.

imm027Osho era un auténtico experto en el uso de la palabra hablada. No solo en la inteligente remezcla de contenidos de terceros para dirigirlos conforme la dirección que a le le interesaba, sino con el mismo tono de la voz y los espacios intencionales entre las palabras.

El llamaba a eso los gaps (huecos) en los que “aumentaba”, según el, el grado de presencia de las personas, cuando en realidad, la combinación de una voz monótona como la suya, con grandes espacios entre palabras o semifrases lo que producía era un efecto de aletargamiento en las personas que las llevaban derechitas a un estado alfa y a dejar entrar por “la puerta grande” toda la programación vertida por Osho sin filtro de tipo alguno.

1-1671

Si se está en un estado de vigilia y sentido crítico mínimamente activados y se va con la mente despejada a escuchar algún discurso de Osho, la cosa cambia del todo.

Escuchar con el raciocinio en modo “on” hace que cuando menos, te rias de los evidentes intentos de manipulación en la forma de presentar la información que usa Osho.

Osho no paraba de repetir que él era una flor florecida mientras que el resto son semillas, con el potencial de germinar y perlas como esa. Como el título de este libro “Yo soy el portal” jajajaja casi nada…

Otro elemento muy persistente en los talleres de los ts superiores era el concepto de vitalidad como panacea a todos los problemas. Tenían y me aventuro a suponer que aún tienen, una especial predilección y preferencia por las personas jóvenes, atractivas físicamente, con perfil deportivo o niveles abundantes de energía y que irradian una onda “cool”. Ese es uno de los perfiles, el otro es el perfil sabio, aquellas personas más mayores, que tienen una onda “meditativa”, que tienen muchas vivencias (si son de India aun mejor).

Se dedicaba por ejemplo una tarde entera a un tipo de baile de alta energía en el que nos incitaban a bailar cada vez más y más, generando mayores niveles de vitalidad para hacer ejercicios de sanación del shock, ejercicios de aprender a poner límites, que eran por parejas y a menudo resultaban en un show de lo más peculiar.

Yo personalmente no he reconocido beneficio alguno específico de estas prácticas en mi vida posteriormente, así de claro lo tengo que decir. Donde sí que he visto beneficios claros en mi vida es cuando comencé a desarrollar mi voluntad para llevar a cabo las cosas aunque mi “meditador interior” me llamase a la “paz de espíritu” y a “dejar fluir las cosas”.

Mismamente la escritura de estos textos, que es la culminación de muchos meses de miedo a hablar mis opiniones y expericneicas abiertamente está siendo un proceso muy bueno para mi del cual noto los beneficios en mi vida: no me da tanto miedo decir lo que pienso, tengo mayor resiliencia cuando alguien está en desacuerdo conmigo y me envía mensajes acusandome de estar lleno de odio o de hacer estos textos por motivos emocionales ocultos, estoy mas dispuesto a contrariar aún sabiendo que voy a ser retaliado, juzgado y presionado y hacer lo que considero lo correcto. Ello me está ayudando con la gente a ser más claro en mi forma de hablar, a no dejarme caer tanto en los relativismos del “todo está bien” “hay que coger lo bueno de cada cosa y olvidarse del resto” o “hay que mirar solo el lado bueno de las cosas”, etc…

Retomando, yo recuerdo cómo en los talleres había una creciente dedicación de atención hacia los que los ts consideraban candidatos potenciales a convertirse en terapeutas de codependencia y niño interior. Incluso en algunos talleres hablaban por separado con “los candidatos” y les ofrecían volverse miembros del “club” ajjajajaja a cambio de un módico porcentaje del 10% de beneficio de todos los talleres que realizasen a partir de entonces.

Yo mismo recibí mucha más atención por su parte cuando a partir del final de la primera parte le comenté al t superior que quería formarme en la sanación del niño interior para llevarla a cabo profesionalmente.

Pasé de ser uno más a formar parte de un “círculo más estrecho de interés de los ts superiores” cosa que al mismo tiempo me enorgullecía en mi período de ceguera prolongada. Mi pareja no consiguió eso porque sus niveles de reticencia a aceptar ciertos comportamientos y procedimientos de los ts, le granjearon su desamor de manera continuada.

Sería en el mismo taller en el que comimos con ellos en una mesa para plantearles que nos interesaría ser ambos, mi pareja y yo terapeutas de codependencia y niño interior cuando se produciría un acercamiento mayor hacia mí por su parte y acabaría dada la “necesidad” (suya por supuesto) del momento traduciendo dos días del taller del español al inglés y viceversa.

Ahora que lo pienso, es de risa, yo estaba pagando 750€ por ser cliente y recibir las enseñanzas del taller avanzado y poco menos de la mitad, me la pasé ofreciendo un servicio de traducción que me dejó extenuado y por el que no recibí ni un euro, ni un descuento del precio que me pedían por acudir, salvo unas palmaditas de los ts superiores en la espalda.

Así se manejaba y se maneja esta gente de Osho, básicamente por interés propio, haciendo gala de las enseñanzas de “sano egoísmo” ajajjajaja y no por un interés de servicio a los demás.

Continuará en la parte XXXI…

Mi experiencia con la “comunidad” Osho (XXIX)

Si los Ts superiores hubiesen informado antes de la formación de que si queríamos ser terapeutas en codependencia y niño interior tendríamos que pagarles de cada taller residencial que hiciesemos el 10% de los beneficios para siempre, incluso en mi estado de ceguera les hubiese dicho que no. Obviamente esa era información con la que me topé ya después de haber pagado los 1500€ de la primera parte de la formación.

Es curioso cómo en este mundillo Osho no solo se copian sus “enseñanzas” sino sus modos de hacer las cosas. Un hombre con una doble moral enorme que es capaz de hacer gala de una ostentosidad parecida a la de los jeques sauditas, cuyo ashram en Poona está a dos calles de tales grados de pobreza infantil que quitan el apetito (ya hablaré de mi experiencia allí, en Osholandia) y que además tiene “la cara” de decir que su tenencia de riquezas no es porque el sea avaricioso sino que son una provocación al modo de vida occidental y a las ideas sobre que el maestro espiritual ha de ser pobre, para “romper esquemas mentales”.

Lo más increible del caso es que me recuerdo hablando con gente que del puro sentido común abandonaban la conversación conmigo sobre Osho porque veían que yo era incapaz de apearme de la burra en mi defensa de su “modo transgresor y provocativo” ajajjajaja

¡Qué bien lavado tenía el cerebro entonces y qué poco en contacto con los hechos estaba!…

Repito que hacer eso es como protestar en contra de las violaciones violando a alguien o contra la deforestación talando un bosque entero. Una manera hipócrita de darse el lujo de vivir de una forma obscena a costa de la explotación laboral de los sannyas (y esa es la de menos, porque a fin de cuentas los sannyas podrían haber caido en la cuenta de lo que estaba pasando ya que se les presuponía adultos) y de los niños sannyas.

osho8Osho no solamente adoctrinaba, lideraba ideológicamente y daba nombres sannyas a “sus” discípulos adultos, también nombraba sannyas a niños a partir de los 6-7 años de edad, e incluso más pequeños. Al mismo tiempo predicaba en contra del condicionamiento religioso, sin embargo no veía problema alguno en imponer un nombre e ideología a un niño o niña de 6 o 7 años que no se sabía defender ni razonar si lo que estaba aceptando era válido o un completo disparate. Osho parecía no ver o no querer ver que los niños creciesen dentro de una comunidad ideológica estanca y sectaria como lo era la suya, en todos los demás casos sí, pero en su comuna, la suya, no.

imagesOtro ejemplo de descarada doble moral. No voy a poner fotos de niños que se puedan reconocer sus rostros por respeto aunque si buscáis en internet encontraréis sin problemas, voy a poner tres fotos, una en la que no se puede distinguir a la niña al lado de Osho y al bebé le he emborronado la cara con el paint. Hago notar la semidesnudez de los niños, la expresión del rostro de Osho y la botella de alcohol que sujeta la mujer detrás de Osho. Dicen que las imagenes valen más que mil palabras. Ahí quedan.

El lector a estas alturas ya estará oshochildupbringing2familiarizado con el “tren de vida” que se “gastaba” el Osho.

Para que el relato adquiera ahora una dimensión más reciente y conectada con el “ahora” (como tanto les gusta a los sannyas y su ideología Osho) voy a hablar de la riqueza que les genera hoy en día a los discípulos de primera y segunda generación de Osho que conozco personalmente su enorme “labor” de difusión de las ideologías que voy desgranando en estos relatos, con las personas a través de sus “variados” talleres y eventos “terapéuticos”.

imm014Para obtener los datos que proveo a continuación cojo los datos de los eventos de este año 2014 divulgados en sus respectivas páginas web y les aplico unos estándares de asistencia más bien bajos. En mi época a los talleres residenciales acudían unas 35-40 personas. Para los cálculos voy a rebajar eso y a descontarle todos los posibles conceptos que se van en alquiler de sala, alojamientos, comidas de los participantes etc etc y descontando un hipotético 30% en concepto de comisiones que se llevan los organizadores del evento en cada pais o provincia de España (cifra que creo que es exageradamente alta, ya que no deben percibir comisiones tan altas, pero bueno, da igual, mejor quedarme largo de gastos que corto) comisión que reciben por atraer a las personas a los eventos, los datos que proveo son pues, cifras “limpias” orientativas “a la baja”:

Ganancia (neta y en b) anual aproximada obtenida por t de codependencia y niño tinterior catalán por 56 días “trabajados” en 2014:

52.500€ aproximádamente, es decir unos 937,5€ al día, ganando algo más de 117€ por hora trabajando con grupos.

En palabras comunes, un “sueldillo” de algo más de 4.375 euros al mes por trabajar 4,6 dias al mes. (Aquí no se incluye ninguna ganancia por sesiones individuales 60€ por hora, ni los alquileres de su centro de meditación a nombre de una asociación sin ánimo de lucro en barcelona). Sé por mis propias averiguaciones que este hombre pagaba a la recepcionista de su centro de meditación 800€ al mes por empleo a jornada completa (8h día de L-V) y sin cubrirle la seguridad social ni un seguro médico privado.

De la T española de Tantra por desgracia no hay disponibles datos específicos sobre precio y nº de talleres totales en el año 2014 en su página web. No me voy a detener a extrapolar datos porque podría incurrir en un error suponiéndole unas ganancias que podría no tener. Lo que sí es presumiblemente cierto es que solamente de los dos talleres anuales que comparte con el T previo, que ya llevan celebrándose muchos años invariablemente, recibe al menos unos 4000€ por menos de 10 dias netos de “trabajo”, en el caso de que se repartan los beneficios a medias.

Ganancia (neta y en b) anual aproximada obtenida por cada uno de los ts superiores por 111 días “trabajados” en los eventos de codependencia y niño interior en el año 2014:

191.625€ entre los dos solo entre Enero y Diciembre de 2014, es decir 95.812,5€ aproximadamente por cabeza.

Divididos entre los 111 días de “trabajo” de este año 2014 da a 863€ de ganancia por día “trabajado”.

En palabras comunes, un “sueldillo” de unos 7.984 “euritos” al mes por trabajar durante 9,25 días al mes.

A la hora están ganando algo más de 107€. (aquí no se cuentan las sesiones que dan en sus estancias en su casa en USA, ni el 10% que le cobran a sus “discípulos” (una flota de terapeutas que consta de 41 miembros repartidos en 15 paises) por cada taller que dan usando “su sistema” (de osho en realidad) ni todo el dinero que se sacan de las múltiples sesiones individuales que cobran extra a los participantes que asisten a los talleres (a unos 100 euros por sesion de 1h).

Esto último es especialmente interesante de señalar porque yo fuí testigo: mientras que en los grupos que yo asistí había personas que se pasaron todo el taller sin compartir ni una sola vez con el grupo (y los ts no hicieron nada por apoyar a esas personas a hablar y rentabilizar mínimamente el dinero invertido) ni recibieron asistencia guiada con sus asuntos por parte de los Ts, éstos mismos, en los ratos libres y durante el tiempo de las meditaciones (que eran facilitadas por “ayudantes”) daban cada uno en salas diferentes sendas sesiones individuales a participantes del mismo grupo por las cuales cobraban 100€ la hora. Ha habido veces en las que uno de los terapeutas se ausentaba del trabajo con el grupo para dar una sesión individual a alguien en otra sala y cobrar extra.

Así se manejan las cositas en este mundillo de Osho, al menos en la parte que yo he llegado a conocer, salvo un par de raras excepciones, a la par que se predican y proselitizan ideologías que nadie se atreve a poner en cuestión y que siguen alimentando una auténtica industria de la “iluminación”.

Continuará en la parte XXX…

Mi experiencia con la “comunidad” Osho (XXVIII)

Antes de entrar en algunos aspectos prácticos concernientes a estos grupos “terapéuticos” de la comunidad osho voy a hablar de uno de los aspectos más positivos de mi experiencia en este mundillo de osho y hasta me voy a atrever a hacer una recomendación.

El tratamiento que el mundillo osho hace de la relación del individuo con el cuerpo físico es de lo más positivo de mi experiencia con la “comunidad osho”. ¿A qué me refiero? me refiero específicamente a que la inmensa mayoría de los ejercicios enfocados a la expansión de la “consciencia” dentro de estos eventos y “enseñanzas” son básicamente herramientas de desarrollo de una relación estrecha con el propio cuerpo que (cuando se las desprovee del pensamiento mágico con la que suelen ir mezcladas) resulta en una muy enriquecedora herramienta de auto-conocimiento del cuerpo propio. El baile, muy presente en los eventos también es una muy buena herramienta para reestablecer lazos sanos con el cuerpo (mientras no se llega al estado de trance).

También existe una extendida tolerancia y carencia de juicio en esta comunidad hacia el cuerpo humano, por lo que resulta especialmente fácil mostrarse, e incluso hacer ejercicios que requieren semidesnudez o desnudez sin sentirse tan cohibido por ello, este factor combinado con los ejercicios en pequeños grupos que requieren hablar sobre la verguenza de uno mismo, sus complejos y demás, son de las circunstancias que más propiciaban procesos de sanación en los participantes.

Recuerdo que durante esta época, la combinación de meditaciones activas, relajaciones, meditaciones guiadas (hipnosis, hablaré de esto más adelante), mi gradual alejamiento de las responsabilidades de la vida común, de las relaciones “inconscientes”, de mi familia, de mis antiguos amigos y mi alejamiento del mundo social no sannyas en general propiciaron la etapa de mayor flexibilidad, relajación y vitalidad que mi cuerpo haya conocido.

Obviamente, parte de lo que he citado anteriormente no es atribuible al mundillo Osho, sino a mi huida de las situaciones de estrés y confrontación en el mundo de las personas comunes, pero otra parte es un beneficio directo de haber estado en este ambiente donde la conexión de la atención con el cuerpo físico y la relajación son tenidas en muy alta estima.

En este periodo desarrollé una enorme capacidad para sentir sensaciones sutiles en el interior de mi cuerpo (cosa, que por favor no os dejéis engañar, no garantiza un mayor acceso a la intuición propia ni una necesaria alteración de las circunstancias de la vida de uno), estados corporales que anteriormente ni me fijaba que tenía y pude entender que una herramienta útil de auto-conocimiento y auto-relajación es sencillamente prestarle atención consciente al cuerpo durante cierto tiempo.

Dije que haría una recomendación y allá va: yo personalmente recomendaría acudir a los eventos “terapéuticos” del mundillo Osho únicamente al tipo de persona cuyo perfil es polarmente opuesto al perfil sannyas, gente no menor de 35-40 y no sin antes informarse de los entresijos ideológicos que operan en estos grupos para no comprarlos de manera indefinida al acudir, sino solo para adoptarlos como “vestimenta de fiesta” para un finde. ¿Por qué este grupo específico? pues porque creo que la gente muy muy instalada en el adulto que se tiene absolutamente creido que son únicamente su condicionamiento, sus nombres, sus vivencias, que están adictas al trabajo o no saben tomárselo con templanza, que están muy tensas y sobre-revolucionadas, que piensan y se preocupan en exceso, pueden encontrar un choque ideológico-cultural muy “pedagógico” y darse el permiso de explorar el otro extremo polar, lo que es volver a ser un niño pequeño o un adolescente sin responsabilidades, aunque sea durante un fin de semana y soltar todas sus preocupaciones para centrarse en pasarlo bomba, tener todo el tiempo para sí mismo/a, hablar de si mismo/a con todos y todas y celebrar una “segunda vuelta a la infancia” por unas horas además con rollito “oriental” que lo convierte en una fiesta “temática”.

[De hecho, personalmente, me hubiesen hecho un gran favor si en vez de anunciar sus eventos como transformadores, catalizadores y terapéuticos de la vida de los humanos que asisten, los hubiesen anunciado de alguna manera parecida a como lo acabo de describir, me habría ahorrado mucho tiempo, dinero y pajas mentales ajenas.

Si Osho en vez de haber sido considerado un “maestro espiritual” hubiese sido considerado un organizador de fiestas con temática “espiritual” y todo el rollo a su alrededor hubiese sido sencillamente la oportunidad para los occidentales de irse de fiesta con temática “oriental-espiritual” yo ni tendría que estar escribiendo todo esto, porque todo estaría en su sitio.

Pero Osho era considerado un “hombre espiritual” y por desgracia sigue siendo considerado como un gurú en toda regla. Era un hombre serio, por mucho que sus sannyasins lo quieran negar, solo hace falta mirarle la cara en sus charlas, cientos y cientos de charlas, es una estatua, hasta su forma de bailar cuando se levanta o antes de sentarse en su “trono” sugiere el movimiento de esos muñequitos que alguna gente tiene sobre la guantera del coche. El se tomaba en serio sus “teorías” y compilaciones eclécticas y quería arrojar una impresión de que lo que hacía realmente era algo trascendental, algo transformador, algo más real que una fiesta hippie con ropas naranjas, nombres para la ocasión, mucho sexo, drogas y vida comunal en medio de la nada y ahí estaba el “gato encerrado”.

osho-rajneesh-1Porque él podía expresar con total aureola de seriedad, trascendencia y visión sus conceptos, porque estaba muy formado, muy leido y muy ducho en las artes de la oratoria (fué campeón en debates de adolescente y joven en India) pero sus sannyasins que la seriedad no la querían ver ni en pintura (por enseñanza del “maestro”) de cada diez intentos de hacer algo profesionalmente y con calidad, acertaron una vez o como muchísimo dos.

Es normal, cuando se denosta la mente, la seriedad y se las equipara con lo peor de lo peor, que pensar, planear, analizar, estudiar, formarse, aprender, trabajar,  ponerse en una posición de humilidad para aprender de otro, mejorar, todo esto se conviertan en hazañas titánicas. Puedes querer hacer alguna de estas cosas, pero como tengas instalado este software osho en la cabeza, tu propio condicionamiento te sabotea todo intento y lo que sea que hagas lo haces de una manera mediocre y carente de consistencia y profesionalidad.]

Pensaba entretenerme aportando datos en esta parte, pero al final los voy a detallar en la siguiente.

Continúa en la parte XXIX…

Mi experiencia con la “comunidad” Osho (XXVII)

Era este, un tiempo en el que yo realmente creía que podría dedicarme a ofrecer terapia a la gente usando estas herramientas, con las que estaba encantado y fuertemente identificado.

[De hecho, entre abril de 2009 y mayo de 2012, mi pareja y yo “facilitamos” no menos de 12 talleres residenciales con grupos reducidos de hasta 10 personas, unos 25-30 no residenciales de fin de semana en diferentes lugares de la península y marruecos y un montón de sesiones semanales de meditación y terapia grupal en Asturias, acumulando entorno a unas 1500 horas de terapia con clientes, que fueron básicamente el motor de nuestra información sobre la validez y efectividad de las técnicas (dado que pudimos hacer seguimiento a algunas de las personas que acudieron, ver su evolución, tener feedback detallado, etc) y en cierto periodo comprendido entre estas dos fechas ésta fué la principal fuente de ingresos para nosotros. No voy a proveer la página web del curso y los contenidos gratuitos en el que han derivado nuestras experiencias e investigaciones enlazado aquí para no dar pie a que se piense que escribo todo esto solamente para hacerme publicidad a mí, a mi pareja o al programa EFAC (que desde 2012 es abierto y gratuito)].

Recuerdo que durante la “formación” en codependencia y sanación del niño interior, los Ts superiores, hacían hincapié en un nuevo concepto como eje del “proceso terapéutico” que yo desconocía hasta entonces: el estado de presencia del terapeuta durante las sesiones.

Los ts superiores, la primera vez que íbamos a hacer un ejercicio por parejas, simulando un encuentro terapéutico nos comentaron en resumen lo siguiente:

En terapia, como terapeuta no hay nada que ayudar, el otro tiene “su proceso”, las palabras la mayoría de las veces son un estorbo y lo más importante de todo es el estado “de presencia” del terapeuta en el proceso de sanación del cliente. Es decir, que la sanación ocurre en el cliente debido a que nosotros como terapeutas estamos “centrados” y en un elevado estado de consciencia.

Fueron más allá y definieron ese “elevado” estado de consciencia como una capacidad del terapeuta de estar en todo momento principalmente presente en su propio cuerpo (lo que también se conoce en este mundillo de Osho como “habitar el cuerpo” ) mientras el cliente establece comunicación, sin tener objetivo alguno, ni meta, ni querer hacerlo mejor ni peor.

Definitivamente sonaba convincente aquello de primeras. Recuerdo pensar: “joder, menudo reto estar centrado uno mismo en el cuerpo cuando alguien te cuenta sus historias y sus dolores”. Me parecía difícil.

Este concepto de “estar en el cuerpo” vuelve a reducirse (cuando se le quita la pomposidad) a una cuestión de atención, porque no hay un solo instante de la vida de un ser humano que puede vivir mediante una interfaz que no sea el cuerpo, es un requisito de experimentar el hacerlo a través del cuerpo-mente y sus sentidos.

En lo que no reparé de aquella era en tres sutiles detalles que tardaría unos cuantos años en entender: uno era el hecho de que el contexto terapéutico perdía su relevancia una vez el objetivo evidente de que la persona se restablezca de sus dificultades o solucione sus problemas era retirado de la ecuación. Esto provocaba un peculiar efecto de despreocupación sobre lo largo o corto sería el proceso (es decir cuántas sesiones requeriría para completarse) cosa que a su vez a la única persona que beneficia es al terapeuta.

Dos, era el hecho de que se producía una inversión de presiones: a la par que la persona que necesitaba resolver un tema objetivo de dificultad en su vida a la mayor brevedad posible, era desprovista del objetivo en “aras de su sanación” (toma paradoja) por el terapeuta mientras el terapeuta adquiría un nuevo objetivo personal: estar presente en el cuerpo a la vez que el esfuerzo de estar presente como objetivo producía tensión en el terapeuta (segunda paradoja). Es decir que quien tenía que estar tenso para intentar salir de su incomidad pasaba a relajarse y quien tenía que estar relajado para atender bien pasa a tensarse.

Y tres, (el que es a mi juicio el más importante y “sutil” de los tres), que el hecho de que el terapeuta tenga centrada su atención prioritariamente en sí mismo y no en el cliente es un elemento detrimental, ya que la persona siendo tratada en vez de recibir la atención de un adulto terapeuta empático y disponible prioritariamente para el asunto que está siendo tratado, se encuentra con un adulto “terapeuta” que está ocupado en sentir su propio cuerpo con lo que la calidad de su escucha y presencia (paradójicamente de nuevo) no solo no aumenta respecto de un estado de intercambio normal, sino que desciende, haciendo más lento el proceso terapéutico, si no deteniendolo por completo.

Rajhneesh en su RajneeshlandiaEn el mundillo de Osho tienen este tema de “vivir en el cuerpo y fuera de la cabeza” en altísima valía. El que debe tenerlo en alta valía sobretodo es el gurú que está contento de que sus propios seguidores se hacen “de polis” los unos a los otros censurando a aquellos que no “viven en el cuerpo” y recetando una combinación de meditación, trabajos no mentales y mucho mucho “menear el cuerpo”.

En la comunidad Osho el pensamiento mágico es una auténtica constante que permea la gran mayoría de las premisas ideológicas del oshoismo.

Cuando las culturas antiguas no tenían conocimientos, encontraban en el pensamiento mágico la solución a los problemas: sencillamente relacionaban cosas que no sabían explicar con algo sobrenatural y listo, asunto resuelto.

Hay otro grupo humano que también hace eso sin darse cuenta: los niños.

n120813318_38734607_3377Pero hay un grupo más, en este caso físicamente adulto: los sannyas.

La cantidad de asociaciones aleatorias características del pensamiento mágico en la comunidad osho son muchas, aquí unos pocos ejemplos:

– “Si permanezco conectado con la energía vital presente en mi cuerpo, atraigo situaciones alineadas con mi ser y no alineadas con mi ego”

– “Si me expreso desde mi esencia, atraigo la esencia de las otras personas, si me expreso desde mi vulnerabilidad atraigo vulnerabilidad y si me expreso desde mi protección atraigo protección”

– “Si mis chakras (centro energéticos) están “abiertos”, “fluyo” con la vida sin resistencias”

– ” Si conecto con la herida X de mi niño interior y sus vivencias me transformaré interiormente y no atraeré el mismo tipo de personas a mi vida”

El auge del pensamiento mágico en mí coincidió en proporción directa a mi rechazo hacia mi mente recional, mi sano juicio y mi discernimiento.

Desde que comencé a hacer las paces con mi mente adulta, gradualmente el discernimiento se ha ido reestableciendo, así como algunas facultades mentales como la retórica, la lógica, el análisis, la argumentación, la resiliencia mental, la voluntad y otras cualidades han ido reapareciendo en la medida que la mente ha dejado de ser mi enemiga para pasar a ser una herramienta que usar para moverme en ciertos momentos en esta realidad.

Pronto descubriría el motivo de las “formaciones”…

Tenía y tiene que ver con crear “un cuerpo” de “terapeutas” de segunda y tercera generación que nutran cada uno con el 10% de los beneficios de sus talleres las arcas de los ts, que después de tantos años dando vueltas por el mundo, “compartiendo” las “enseñanzas de osho” sobre las relaciones, quieren retirarse “bien”.

Sobre algunos de los aspectos prácticos entorno a los ts de Osho hablaré ahora.

Continuará en la parte XXVIII…